21 de mayo de 2012

Austeridad y frugalidad, seamos más frugalistas

Esta tarde he estado leyendo un artículo en inglés “Smart Money: How the Recession Made Frugality Cool” (gracias a la recesión la frugalidad está de moda) por Jay Mallin. Me ha hecho reflexionar sobre el poco uso que se hace de este término en la información y las noticias en España. Buscando por ejemplo frugalidad en El País o en Publico la mayoría de las ocurrencias del término son de diccionario, o se relacionan con temas de ciencia o de la política en otros países.

La definción de frugalidad en el diccionario de la Real Academía Española es “Templanza, parquedad en la comida y la bebida” que no me ayuda mucho. La descripción de la frugalidad en Wikipedia también deja mucho que desear. El concepto es que mientras la carencia material lleva a la pobreza y el hambre, el exceso, y el deseo que lo motiva, son dañinos para la persona y para su entorno. La persona que descubre cuánto es lo justo necesario para disfrutar de la vida ha eliminado una de las barreras para alcanzar la felicidad.

Me ocurre la idea de que la falta de concienciación sobre la frugalidad en lo personal durante las últimas décadas, ha contribuido en parte a muchos de los problemas que nos está causando en estos tiempos la impuesta austeridad a nivel colectivo.

El artículo menciona la palabra nueva (en el 2009) en inglés frugalista, nueva también en el vocabulario mío desde hoy. Suena castellano pero viene del inglés y la moda de usar el sufijo español -ista a pesar de la existencia del correspondiente en inglés -ist. Según un artículo citado por Mallin, “On Language: Frugalista” por William Safire publicado en el New York Times, el uso del seudo castellano data del año 1928 con la introducción del término sandinista. Otros términos del mismo estilo son fashionista y en mi campo de especialidad, accesibilista (fanático de la accesibilidad).

La importancia de la nueva palabra, no es en expresar con más precisión el concepto que ya se conoce desde la antigüedad (por ejemplo, Aurea mediocritas o Dorado término medio de Aristóteles o el camino medio de Buda) sino que más que nunca está entrando en la conciencia de cada vez más personas (bueno lo digo, está de moda). Si fuéramos más frugalistas, no tendríamos que sufrir tanto la austeridad.