30 de julio de 2009

Practicando ciencia

Este mes de julio, del 18 al 24 he participado en un curso presencial, “SXR103, Practicando la Ciencia”, El curso es independiente pero complementa el curso de primer nivel que acabo de terminar “S104, Explorando la Ciencia” (ya descrito en mi artículo Estudios de Ciencias en la Open University el pasado mes de septiembre). Como este curso es independiente no se exigen conocimientos anteriores y empieza con el estudio en casa de un libro, que en gran medida cubre lo que muchos ya conocíamos del curso S104. El curso consiste en el el estudio previo, la participación activa (controlada cada día por los tutores) y un trabajo escrito posterior. Se lleva a cabo en dos centros (en la Univesidad de Sussex (Brighton) en el sur de Inglaterra, y Heriot-Watt en Escocia) en cursos de tres semanas.

Los alumnos llegamos el sábado al mediodía. No tuvimos mucho tiempo para descansar del viaje antes de entrar todos en el auditorio para una charla de orientación por parte de la directora del curso y la presentación de su equipo docente. Los alumnos nos repartieron en seis grupos. De la organización de los grupos calculamos que había unos 160 participantes esa semana, que en tres semanas serían unos 960 alumnos. Después de cenar tuvimos un primer encuentro con la tutora de nuestro grupo para preparar la actividad del martes sobre el trabajo en equipo.

El domingo, los puntos verdes, que era el grupo mío, empezamos con la actividad A, “Rocas y radiactividad: energía en la tierra”. Para cada actividad habíamos recibido hace dos meses el libro de texto, general, en color y para cada actividad un cuaderno en blanco y negro de unas 30 o 40 páginas cada uno. Durante las actividades seguimos las instrucciones de los cuadernos, cumplimentando los datos y respondiendo a las preguntas. Cada día hubo dos o tres tutores de la actividad, además de las tutoras de grupo y un asesor de aprendizaje. Este día trabajamos en parejas por la mañana y analizamos, medimos y dibujamos unas once muestras de diversas piedras para averiguar su origen y su papel en el ciclo rocoso en la tierra. Por la tarde investigamos la radioactividad con un contador Geiger empezando con la radiación de fondo y dos muestras de granito de diferente procedencia y una de uranio. Aprendimos a determinar la absorción de la radioactividad por diferentes espesores de plomo, el tiempo de descomposición de una muestra de bario-137. Terminamos la jornada con una lección sobre el papel de la radioactividad en el calentamiento de la tierra desde su interior.

El lunes lo dedicamos a la química con la actividad B, “Analizando el entorno”. Por la mañana caracterizamos unos metales ya identificados mediante espectroscopia de emisión con llama y la explicación del fenómeno por los cambios de nivel de energía cuántica en el átomo, para terminar con la identificación de un metal desconocido en una solución mediante su espectro. Por la tarde usamos diferentes reactantes para caracterizar soluciones de sales de metales por el color de la mezcla resultante y terminamos con un análisis cuantitativo con colorímetro de la misma manera que se realiza para las mediciones de contaminantes y otras sustancias en las aguas ambientales.

posterEl martes seguimos con la actividad E iniciada el domingo, “Proyecto de investigación: Trabajar en equipo”. Trabajando en equipos de cinco personas preparamos un “poster” sobre un tema relacionado con el aluminio. En mi equipo lo hicimos sobre los efectos en la salud. Otros gupos lo hicieron sobre la energía. Fue un ejercicio sobre el trabajo en equipo pero también de búsqueda de información y de redacción. Tuvimos un límite de tiempo y de presupuesto (en dinero) para la impresión en papel. A las cinco dejamos los posters montados con chinchetas en tablones verdes. Después de la cena pasamos a la otra sala para comentar el poster de un equipo del otro grupo y ellos lo mismo con nuestros trabajos.

El miércoles fue el día de más expectación, la excursión al mar. En autocar nos desplazamos primero a Birling Gap, un valle seco que llega al mar entre altos acantilados de tiza blanca sobre una playa de piedras redondeadas de silex. Con la ayuda de la profesora estudiamos la geología y aprendimos a realizar bocetos descriptivos de las formaciones. Subimos hacía la parte alta de los acantilados mientras en el camino el tutor de ecología nos enseñaba a reconocer unas plantas específicas para el segundo trabajo. En la zona llana con vegetación que no llega a crecer por la acción de conejos y humanos, marcamos con una cinta un recuadro de cien metros cuadrados. point quadrat, un aparato metálico de tres piezas, una varilla vertical central, una barra cuadrada horizontal que gira alrededor del eje formado por la varilla, con diez agujeros, y una aguja larga que se insertar por los agujeros para marcar puntos equidistantes en la tierraTrabajamos en pareja con un aparato llamado point quadrat para examinar diez puntos en una línea recta. Usamos una tabla de numeros aleatorios para posicionar cada vez el aparato dentro de la zona delimitada. En cada punto contamos los ejemplares de cada especie para completar una tabla de datos. entonces nos desplazamos en autocar hasta otra zona parecida pero diferente cerca del puerto de Newhaven para repetir los estudios de geología y ecología. Los profesores nos enseñaron a relacionar la geología con la composición del terreno para la vegetación y los animales, y apreciar las diferencias entre cada lugar. Volvimos al campus en el autocar, y después de cenar (en hora inglesa) realizamos un análisis estadístico para descartar la hipótesis de que no hubiera ninguna diferencia relevante entre las poblaciones.

el grupo investigando los especies de plantas con los acantilados en el fondo

Después de cenar, los que no tuvimos clase pudimos asistir a talleres de ayuda para particulares dificultades en matemáticas, química o redacción, o charlas de diferentes profesores sobre los temas de su especialización o afición. Después de eso a muchos les quedaba fuerza para acudir al bar (yo sólo la última noche).

El jueves, último día de prácticas, el tema fue “Los efectos biológicos de la radioactividad”. Trabajamos con microscopio para examinar muestras de plantas de trigo recién germinadas de semillas algunas sin tratar y otras tratadas con radiación gamma. Como era de esperar las expuestas a la radiación apenas habían crecido mientras las de control estaban bastantes avanzadas. Con el microscopio determinamos el tamaño y el número de las células en el coleóptilo de la planta. Con los datos de todo el grupo hicimos un análisis estadística para descartar la hipótesis de que no había ninguna diferencia relevante entre las muestras. También observamos en el punto de la raíz células en distintas etapas de división celular. Terminamos con un debate sobre los motivos de la falta de crecimiento en algunas células de las plantas irradiadas frente a otras que parecen más grandes que las de control.

El viernes terminamos por la mañana con un ejercicio sobre la redacción de informes. Durante el mes de agosto debemos realizar un trabajo escrito que incluye algunos de los dibujos y las gráficas realizadas durante la semana y que se tendrá en cuenta en la puntuación para la nota final. Después de comer nos marchamos para dejar sitio para el grupo siguiente que llegaba el sábado.

7 de julio de 2009

Buceo en Fuerteventura

Alan buceandoHe estado una semana en Fuerteventura. Parte de la planificación ha sido completar el curso para completar el curso PADI Open Water Diver (buceador en aguas abiertas). Hice la parte teórica y de aguas confinadas (piscina) en Madrid con Casco Antiguo, pero tenía que hacer los ejercicios prácticos en el mar. Una raya adulta en el fondo del mar Gracias a Edgar y Santiago de Easy-Diving en Costa Calma, para hacerlo una experiencia agradable. Mientras estábamos buceando al lado del muelle del puerto de Morro Jable nadamos justo encima de un grupo de cinco rayas adultas que descansaban en el fondo u pude hacer algunas fotografías. La imagen no indica su tamaño; casi tan grandes como un humano adulto.

un grupo de peces alimentándose en el fondoTambién vimos muchos peces y unos grupos alimentándose en el fondo, quizás con peces muertos tirados por los propietarios del submarino turístico que opera dese el puerto (la raya en la imagen tiene uno debajo de su rabo).

tunicados incoloros en el fondo arenosoEl paisaje de Fuerteventura es espectacular con rocas basálticas oscuras cubiertas de a veces por completo por arena blanca. En la costa occidental (barlovento) de la isla cerca del faro de Cotillo, hicimos una exploración con tubo esnorquel en las lagunas poco profundas pero sin encontrar mucho de interés aunque en la arena vivían numerosos tunicados incoloros en agarrados al fondo como condones hinchados de agua como se ve (no muy bien) en la foto. Las formaciones de roca basáltica ventricular en aquella zona son muy extrañas. Parece que los agujeros han sido tallados por el movimiento de las partículas de silicio en movimiento en la lava solidificada, que les proporciona una apariencia casi orgánica. Tras los primeros días de calma tuvimos vientos de tormenta día y noche. En las playas, especialmente en la playa de sotavento tan popular entre los windsurfistas fue como un chorro de arena abrasiva y por suerte llevaba gafas de natación para proteger los ojos.

Vista de las habitaciones del hotel desde la piscinaEl hotel, el Barceló Jandía Mar es muy satisfactorio y con el sistema “todo incluido” no hacía falta comprar comida ni buscar restaurantes. La desventaja es que para los que prefieren la playa y que no están en buena forma física la vuelta por la cuesta es desalentadora. Los espectáculos en el teatro del hotel me gustaron mucho. Recomiendo Fuerteventura para personas que desean practicar alguna actividad como puede ser el buceo o el windsurf, pero para solo tumbarse al borde de la playa puede ser mejor buscar algún sitio menos expuesto al viento.

This post Diving in Fuerteventura in English.

1 de abril de 2009

Bacterias resistentes a antibióticos por culpa de los detegentes

Según el periódico The Observer el pasado domingo 29 de marzo, investigadores de las Universidades de Cambridge y de Birmingham han detectado que ciertas cepas de microbios desarrollan la resistencia contra los antibióticos por culpa de las grandes cantidades de detergentes, suavizantes y champús y los quaternarios de amonio que contienen que vertemos cada día al desagüe y que llega a tierra a través de las plantas de tratamiento de aguas. En casa la alta concentración de estas sustancias mata a los microorganismos, pero en el sistema de depuración se diluyen lo que permite a ciertas cepas multiplicarse. Los residuos sólidos llegan a la tierra dónde pueden contaminar a los trabajadores y el ganado, y eventualmente a los humanos. Las no resistentes mueren y dejan lugar a las demás. El peligro está en que son la secuencia de ADN que proporciona resistencia a los detergentes también da lugar a la resistencia contra los antibióticos.

Un río visiblemente contaminadoHay una lección para los que usan un chorro constante de detergente para fregar los platos o hacen lavadoras con solo media carga aunque quizás los peores son las fabricas y las lavanderías industriales.

El artículo está disponible en línea en el sitio de The Guardian, Shampoo in the water supply triggers growth of deadly drug-resistant bugs.

20 de marzo de 2009

Genética de aficionado

El periódico The Guardian (“The geneticist in the garage”, 19 de marzo) relata una nueva tendencia en la investigación genética: la del biohacker. Son particulares aficionados que se dedican a la investigación de la modificación genética en sus casas con bajo presupuesto, fuera de la regulación legal. El equipamiento puede consistir la de cocina o máquinas de bajo coste y empresas especializadas ya venden por la Web los componentes genéticos que facilitan la creación de nuevos organismos. Citan el ejemplo de una residente de San Francisco que ha dejado la informática para trabajar en casa desarrollando un yogur capaz de cambiar de color en presencia de la melamina, sustancia que recientemente ha tenido como resultado numerosos muertos y enfermos en China. Los investigadores particulares con laboratorio particular que antes trabajaban de forma aislada ya forman una comunidad virtual que aprovecha la disponibilidad de conocimientos y componentes genéticos de catálogo. DIYBio es un organismo de “biohackers” que difunde las técnicas de la biotecnología al mismo tiempo que promueve un código ético. En el Reino Unido la experimentación genética está fuertemente controlada por el estado pero en Estados Unidos no existe tanta regulación y la policía no tiene preparación para comprender la materia. ¿Y en España? Parece que la investigación se regula por la Ley de Investigación Biomédica (¿sólo médica?) a través del Comité de Bioética. ¿Puede actuar la policía para regular la práctica?

El artículo cita el organismo independiente GeneWatch sobre los peligros de estas actividades: “Es cada vez más fácil conseguir por correo los genes por correo. La viruela es dificil de conseguir, pero hay muchos otros organismos que pueden ser peligrosos. Si se cambian las propiedades de un organismo se pueden alterar sus interacciones con el entorno o el cuerpo humano. Los científicos son notorios por su incapacidad de prever las consecuencias no intencionadas”. Empresas como Gingko Bioworks de Massacussetts trabajan para hacer realidad la biotecnología hágalo usted mismo con componentes para la creación de prototipos. Dicen “Esto restará poder a los propietarios de patentes como Monsanto y abrirá el camino para más personas que desean intervenir”.

19 de marzo de 2009

Visita a la casa de Charles Darwin

Visita a Down House, la casa donde vivió Charles Darwin los últimos cuarenta años de su vida y donde escribió su libro el "Sobre el origen de los especies...". Es fácil llegar a Down House por transporte público desde las estaciones de tren de Orpington o de Bromley South. Desde Bromley el autobus solo pasa cada hora pero tarda 25 minutos. Entonces hay un agradable camino (con buen tiempo) desde el pueblo de Down por la carretera rural hasta la casa a un cuarto de kilómetro.

Actualmente se promueve la candidatura de la casa como patrimonio de la humanidad por la UNESCO pero un comité de expertos advirtió a las autoridades que la casa carecía de interés suficiente para lograr la aceptación. Por este motivo y por el bicentenario del nacimiento del científico, la casa ha estado cerrada durante los meses de invierno para permitir el montaje de una importante exposición que ocupa la primera planta. Las salas contienen objetos, imágenes y textos y una reconstrucción de la cabina que Darwin ocupó en la pequeña embarcación en que circunnavegó el mundo. Hay una sala con juegos interactivos para los más jóvenes que explican diferentes aspectos de las teorías darwinianas. Me interesó ver las replicas de los pájaros que estudió Darwin en las islas Galápagos y que he estudiado yo en el curso de ciencias S104.

Down House desde el jardín

La casa fue objeto de peregrinaje desde los principios del siglo 20 y pasó por varias etapas hasta los noventa cuando fue adquirida por el organismo público English Heritage, que gracias a donativos y una subvención (a pesar del carácter estatal del organismo) la ha restaurado a su estado original. En este año bicentenario la casa ha sido el lugar de rodaje de varios documentales para la televisión.

16 de marzo de 2009

Paseo por la evoloución de las plantas en Kew

Durante una visita a Kew Gardens he podido conocer de nuevo el invernadero de la evolución (Evolution House). Este invernadero, uno de los más pequeños de los jardines de Kew que se caracterizan por su gran tamaño, muestra la evolución de la vida en la tierra desde los microorganismos barros primordiales, pasando por las plantas “fósiles vivos” hasta las florales recientes.

Vista esterior del invernadero

Es “un concepto completamente nuevo de muestra educativo-horticultural basado en técnicas de inmersión en el paisaje.”. Dónde las plantas ya no existen, se proporcionan replicas. Por ejemplo los ya extintos musgos-árbol se pueden apreciar por su tronco; las hojas no son visibles no por no existir sino por sobrepasar el cristal del tejado. Gracias a esta muestra he podido conocer en un entorno real los organismos que hemos estudiado en el curso de ciencias S104, como maqueta de los estromatolitos de cianobacterias y la planta Cooksonia (extinto desde hace 425 miliones de años (425 Ma)).

Estromatolitos

La exposición parece ser orientada a los jóvenes pero la recomiendo para todas las edades.